castillo bran de dracula
Cortesía Bran Castle

El castillo de Bran, popularmente conocido como el Castillo de Drácula, gracias a la novela de Bram Stoker que hizo de los vampiros uno de los monstruos más socorridos y que con los años han sido renovados y parte de fenómenos culturales, además de ser el sitio donde comienza la novela, objeto de supersticiones , legado histórico y atracción turística, ahora añade a su descripción ser un centro de vacunación COVID-19 .

  Ante la actual contingencia sanitaria, alrededor del mundo atracciones turísticas de todo tipo se están convirtiendo en centros de vacunación en los que la población local –y en algunos casos internacional– pueden recibir su dosis de vacuna contra el COVID-19 en un sitio emblemático.

Vista aerea del castillo Bran
Cortesía de Bran Castle

La atracción turística más reciente en unirse a esa lista es el Castillo de Drácula y para que prepares tu próxima visita, te contamos algunas curiosidades sobre este sitio tan inusual que harán de tu viaje toda una experiencia.

No fue residencia de Vlad Tepes

Se cree que la mayor inspiración para el personaje de Dracula fue de Vlad III de Valaquia, también conocido como Vlad el Empalador (en rumano Vlad Tepes) o Vlad Drăculea, príncipe de Valaquia en el siglo XV que se ganó su mote y una reputación por su crueldad. Sin embargo, a pesar de la creencia popular, este príncipe y guerrero no residió en el Castillo de Bran, en realidad, Vlad III residió en el castillo de Poenari.

Vlad Tepes III
Wikimedia Commons
Retrato de Vlad III.

Es el castillo más cercano a la descripción de Stoker

A pesar de que Bram Stoker jamás visitó Rumania (o Transilvania), el Castillo de Bran es el único en la región que coincide con la descripción del autor, por ejemplo que se encuentra al borde de un precipicio, y se cree que el escritor pudo basarse en una ilustración del castillo que circulaba en el libro “Transilvania: sus productos y su gente”.


Te podría interesar: Castillos embrujados

Instrumentos de tortura y más

Siguiendo una línea similar a la de la crueldad de Vlad y Dracula, en el castillo existe una exhibición de instrumentos de tortura medievales, que pueden transportar a cualquiera a esos tiempos oscuros en los que la creatividad humana rindió para los actos más terroríficos.

El tunel del tiempo

Se trata de una experiencia multimedia en el que los visitantes suben a un elevador que los transporta a través del tiempo y en lo profundo de la roca. Originalmente en 1930, la reina María de Rumania decidió que el antiguo pozo que se cavó en 1377 se convirtiera en el espacio para un elevador, sin embargo, esto sólo vería la luz hasta el 2017.

Te podría interesar: Encanto colonial en uno de los mejores hoteles de San Miguel de Allende

Como centro de vacunación

En un esfuerzo de vacunar a la población y fortalecer el turismo a la zona que disminuyó con el inicio de la pandemia, el Castillo de Bran ahora funge como un centro de vacunación COVID-19 que además de la vacuna ofrece una entrada totalmente gratis a su interior. Esto a raíz de que la población rumana –y en general en europa– se encuentra reticente a la vacunación, según el reporte de la BBC .

Te podría interesar: El pasado y el presente se unen en la lujosa estancia que ofrece el italiano Castillo di Ugento

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.