Cultura

Día Internacional de la Danza

Por: Majo Celorio 27 abril 2023 • 5 minutos de lectura

La danza siempre ha servido como un medio de comunicación pero ¿sabes por qué es tan importante, tan universal y por qué se celebra éste día?

Compartir:

danza_global
iStock

La danza es considerada como un lenguaje universal, sin importar el idioma o la cultura, nos provoca diferentes sentimientos y nos produce un sinfín de emociones. Ayuda a nuestro cuerpo, a nuestra mente y a las relaciones interpersonales.

Desde la existencia del ser humano, antes de que existieran las palabras, hemos tenido la necesidad de comunicar corporalmente ideas y emociones. La danza servía para representar acontecimientos importantes y comunicarse.
En la antigua Grecia, comenzó a ser considerada como arte junto con la poesía y ambas eran representadas por una musa frente a un público. Era tan valiosa como respirar y la usaban para todo tipo de acontecimiento, desde el rito para un difunto, hasta para marchar a la guerra.

Jean-Georges Noverre.jpg

La danza como medio de expresión

En 1982, por iniciativa del Comité Internacional de Danza, la Unesco anunció el 29 de abril como el Día Internacional de la Danza por el natalicio de Jean-Georges Noverre, bailarín y coreógrafo de francés, el cual es considerado precursor del ballet moderno por sus aportaciones a la danza, donde ya los movimientos no tenían que ser tan estructurados y juega más con el piso; al igual se enfoca en las presentaciones donde la escenografía, vestuario, coreografía y música los comenzó a relacionar con la historia que se quería contar.
El objetivo de celebrar este día es rendir homenaje a esta disciplina universal como medio de expresión. Es la fecha donde más se realizan presentaciones y actividades a nivel global.

Las capitales de la danza en el mundo

Actualmente París, Nueva York y San Petersburgo son las ciudades más representativas en el mundo de la danza, pero ¿por qué?


Todo esto tiene un vínculo a la Segunda Guerra Mundial cuando el entretenimiento se convierte en un tema muy relevante, ya que era una forma de poder salir de la realidad y encontrar paz entre tanto caos; desde entonces se comenzó a crear la cultura de que la danza era una de las mejores actividades para ver o practicar. La danza se veía de alto estatus y por ende se le relacionaba con la cultura, clase, lujo y entretenimiento de calidad.

Un personaje estadounidense llamado Lincoln Kirstein, especialista en arte, viaja a París en donde conoce a George Balanchine, un reconocido coreógrafo de San Petersburgo que trabajaba en el ballet ruso de Francia. Kirstein le pide ayuda para aprender de su pensamiento coreográfico y llevarlo a su país, así surge la conexión entre Europa y Estados Unidos

Tras la guerra en 1949, el New York City Ballet, considerado el centro artístico del mundo, logró cambiar la percepción de las personas hacia la danza y específicamente hacia el ballet, todo gracias a Lincoln Kirstein que estaba convencido de que Estados Unidos debía de tener su propio ballet donde se pudieran hacer coreografías que contaran historias del propio país.

bailarina_ballet.jpg

El origen de la danza profesional en México

Tiene sus raíces en la época de los Aztecas y Mayas, que practicaban la danza como rituales pero fue hasta el Porfiriato cuando se promovieron las artes, como la danza y se fundaron las primeras escuelas culturales.

En 1932 se creó la Escuela de Danza en Bellas Artes con el fin de mantener las tradiciones y construir una cultura dancística en el país. Después de años de estudio de la técnica, del lenguaje y las bases se produjeron por primera vez obras nacionales de suma importancia.

Anna Sokolow y Waldeen Von Falkenstein, coreógrafas y bailarinas americanas, llegaron a México en 1939 para enseñar danza moderna e impulsar a las y los bailarines. Sokolow consiguió en 1940 ser profesora de la Casa del Artista y formó una compañía de danza llamada “La Paloma Azul”. Por otra parte, Falkenstein creó su compañía oficial de ballet y danza moderna de Bellas Artes, con nuevos conceptos basados en las emociones.


El éxito de estas dos compañías fue tal que lograron presentarse ante audiencias mexicanas y extranjeras en repetidas ocasiones.

Durante esta época, los murales estaban también en su auge, tan es así que comenzaron a aparecer interpretaciones de bailarinas dentro de estos, como por ejemplo el mural titulado Del Porfirismo a la Revolución de David Alfaro Siqueiros; creando una perspectiva diferente del nacionalismo y la identidad.

En la década de los sesenta se crea un grupo independiente de danza, con el apoyo del INBA, para ayudar al desarrollo social y cultural por medio de la danza moderna y ayudó mucho a mejorar la calidad y la técnica.

AMALIA_HERNANDEZ copy.jpg

Amalia Hernández, bailarina y coreógrafa mexicana, abre su compañía en 1952. Ballet Folklórico de México logró obtener inmensa aceptación por parte de la audiencia y reconocimiento a nivel nacional, teniendo representaciones alrededor de toda la República Mexicana y reconocimiento internacional realizando más de 100 giras en 60 países.

Los tipos de danzas tradicionales en México

En México la danza surge de la mano de distintas costumbres y tradiciones, las más representativas son:

  • Jarabe tapatío: se originó en Jalisco, generalmente va acompañado de mariachis y es un baile de zapateo.
  • Polka norteña: su origen es europeo, pero en el norte del país lo adoptaron. Es una combinación entre baile de salón y un galopeo. Se acompaña con instrumentos como el saxofón y acordeón.
  • La bamba: nace en Veracruz y es un baile de zapateado y el objetivo es realizar un moño con un listón que colocan en el suelo y este moño se hace con los pies.
  • Flor de piña: es un baile muy popular en Oaxaca y solo lo bailan mujeres. Lo hacen descalzas y colocan una piña en el hombro.
  • Danza de los viejitos: es originario de Michoacán y lo bailan hombres disfrazados de viejos con guaraches con suela de madera porque todo el movimiento es con los pies. Se muestra generalmente en festividades como el día de La Candelaria.
  • Jarana: nace en Yucatán, es un baile en parejas y chasquean los dedos en representación de las castañuelas españolas, ya que en la época colonial los indígenas adoptaron este estilo y lo convirtieron suyo.
bailarines_mexicanos_danza_tradicional
iStock

La danza en México

En el país siempre se le ha visto mayormente como un producto cultural y muchas personas no lo consideran una carrera profesional, por eso y el baile desde hace varios años está en crisis por la falta de público, recursos, infraestructura y apoyo del gobierno.

De acuerdo con el estudio realizado en el 2020 por la Secretaría de Economía y DataMÉXICO Beta, el 92.4% de los bailarines son trabajadores informales, el 62.2% son mujeres y el 37.8% lo ocupan los hombres, donde el salario promedio mensual va de los $3,800 MXN a los $4,000 MXN.

Muchos de nuestros talentos se han tenido que ir a otros países para tener oportunidades laborales y ser reconocidos, como el caso de Isaac Hernández, bailarín principal en el Ballet Nacional Inglés o Elisa Carrillo, bailarina conocida como la prima ballerina del Staats Ballet de Berlín.
Así que apoyemos esta arte que está infravalorada en el país y si eres bailarín ¡feliz día! Y recuerda… nunca dejar de bailar.

También te puede interesar: De esta manera Elisa Carrillo inspira a bailarinas mexicanas

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.

×
X