charles osborne hipo

Tener hipo puede pasar rápidamente de ser algo ligeramente gracioso a algo doloroso, tanto así que existen todo tipo de trucos para remediarlo, pero ¿podrías imaginar vivir casi toda una vida con hipo? Este hombre, no tuvo que imaginarlo, pues lo vivió en carne propia al grado que incluso tuvo su propio récord.

El hipo es más que nada una contracción involuntaria del diafragma, esta contracción provoca un cierre de las cuerdas vocales lo que produce su característico sonido. Sus causas pueden ser variadas, desde tomar demasiadas bebidas carbonatadas, comer demasiado o hasta pasar aire mientras se masca un chicle. Y deshacerse de él tiene todo tipo de trucos, desde intentar espantar a la persona hasta tomar agua a través de una toalla de papel.

Te puede interesar: La princesa que intentó mover su clítoris para tener más placer

Sin embargo, tan simple como puede parecer un hipo, en casos como el de Charles Osborne, se considera un hipo persistente o crónico, ya que puede superar las 48 horas, volverse doloroso y una condición médica seria.

La historia de Charles Osborne y su hipo crónico de 68 años comenzó después de un accidente de trabajo. Charles se accidentó un 13 de junio de 1922, después de colgar a un cerdo y caerse. Osborne cuenta que en el momento no sintió absolutamente nada, pero que sus doctores le indicaron que se tronó un vaso sanguíneo en su cerebro, lo que dañó la respuesta a los hipos, y por lo tanto su capacidad de que se detuviera el hipo.

Si bien en las primeras décadas del siglo XX aún no había tanto avance médico, sus doctores tenían sus propias teorías y hasta tratamientos médicos que, sinceramente, hablan de su tiempo. Por ejemplo, en un intento de ayudarle a Osborne a detener su hipo crónico, un doctor de la Mayo Clinic lo logró, el problema es que el hombre debía respirar monóxido de carbono y oxígeno, siendo el primero mortal para los humanos –y una de las causas comunes de muertes en particular en temporadas de frío al quemar objetos sin una ventilación apropiada para generar calor.

Te puede interesar: Cristina, la polémica reina de Suecia que fue criada como hombre

Así que aunque técnicamente hubo una forma en la que Osborne pudo detener el hipo, no lo haría sin que acabara con su vida, por lo que el hombre desarrolló un particular método para hablar y respirar que evitaba que sus cuerdas vocales hicieran el ruido usual del hipo, aunque el espasmo en su diafragma seguía ocurriendo.

Pronto, el hombre sería toda una sensación, no sólo tendría su récord Guinness, también apareció en la televisión, pero su vida continuó con relativa normalidad… salvo por su hipo o que con el paso del tiempo necesitó licuar su comida para poder ingerirla. A pesar de que el hipo persistió 68 años, Osborne llegó al final de sus días sin ésta condición. Fue en 1990 cuando el hipo desapareció sin mayor explicación, regalándole al hombre un poco de paz antes de su fallecimiento en 1991.

Ahora bien, en la actualidad hay doctores que han aventurado un diagnóstico sobre la condición de Osborne. Por ejemplo, Ali Seifi, neurocirujano de la University of Texas Health Science Center, en San Antonio, cree que Charles tuvo una herida en sus costillas que afectó al diafragma y provocó el hipo persistente. También cree que otro diagnóstico posible es que Charles haya sufrido un infarto, pues estos también pueden ser una sintomatología de un inminente infarto.

Lo cierto es que no sabremos exactamente qué fue lo que ocurrió, ni qué fue lo que hizo que el hipo se detuviera, pero tan sólo podemos decirte que si tu hipo persiste más de 48 horas, consultes a tu médico.

Te puede interesar: Salir con alguien mayor sí te roba la juventud

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.