por que millonarios no dejan tener celular hijos
mayo 23, 2019 01:24 PM
Redacción Central
Trends Revista Central

La razón por la que los más ricos del mundo alejan a sus hijos de la tecnología

Saben mejor que nadie que todos estamos expuestos en las redes sociales. Principalmente en Facebook e Instagram.

Por: Alejandro Coyoli

El coautor y primer presidente de Facebook en el año 2004 se ha definido como un “objetor de conciencia” de las redes sociales y con total conocimiento de causa.

“Sólo Dios sabe lo que Facebook está haciendo con el cerebro de nuestros hijos”, Señaló Sean Parker a finales de 2017 en una conferencia en Filadelfia. Además expresa un tanto de arrepentimiento:

“Explotamos una vulnerabilidad en la psicología humana… lo entendíamos conscientemente y lo hicimos de todas maneras”, subraya el exsocio de Mark Zuckerberg, quien se encargó de fomentar los primeros pasos para que Facebook pasara de un chismógrafo de secundaria a un negocio multimillonario.

Parker no es el único ser que alguna vez metido en el mundo del internet que opina de este modo. Durante 2017, un día después de la confesión de Parker, Chamath Palihapitiya, vicepresidente de crecimiento de usuarios de 2007 a 2011, lamentó el tiempo que trabajó en Facebook y aseguró sentir una “gran culpa”:

“No lo puedo controlar pero sí puedo controlar mi decisión, que es no usar eso. También puedo controlar las decisiones de mis hijos, que no usen Facebook”.

En un foro sobre la adicción a las redes sociales llevado a cabo en la Universidad de Stanford, Palihapitiya definió a Facebook como un instrumento que está “desgarrando el tejido social”, a la vez que hizo un llamado para renunciar definitivamente a la red social mencionada.

ninos con celular
ninos con celular

Según el estudio sobre los hábitos de usuarios de Internet en México, el 98% de los internautas utiliza Facebook, mientras el medio tiempo en redes sociales en de 3 horas con 28 minutos diarios.

A la voz crítica de Parker y Palihapitiya se suman a varios ejecutivos y personas en la industria de la tecnología, que tiene su Meca en Silicon Valley, California. Nallie Bowles, reportera de tecnología en el New York Times, ha seguido de cerca la rebelión de los autos ejecutivos del sector para evitar que sus hijos utilicen los productos creados por ellos mismos.

Se trata de una tendencia generalizada en Silicon Valley, que incluye la imposición de reglas que van desde un tiempo máximo para usar una tablet, hasta eliminar todas las pantallas de las habitaciones.

Bowles recopiló testimonios de desarrolladores, ingenieros y empleados de alto rango sobre cómo controlan el tiempo que su familia, especialmente hijos, pasan al frente de una pantalla.

La mayoría coincide en dos puntos: que la lógica detrás de la adicción a las redes sociales funciona como una droga, estimulando el sistema de recompensa del cerebro y que lejos de alguna coincidencia, se trata de una estrategia premeditada.

John Lily, exdirector ejecutivo de Mozilla, responde a Bowles su sentir al respecto:

“Intento concientizar a mi hijo sobre que alguien escribió código para hacerlo sentir así. Trato de ayudarlo a comprender cómo están hechas las cosas, los valores que se les están adjudicando y lo que la gente está haciendo para producir ese efecto”.

“El razonamiento que condujo a construir estas aplicaciones, de las cuales Facebook es la primera, se trató de ver cómo logramos consumir la mayor cantidad posible de tu tiempo y atención consciente”.

“Eso significa que tenemos que darte algo así como un toquecito de dopamina cada tanto, porque a alguien le dio ‘me gusta’ o comentó una foto o una publicación o lo que sea, y eso hará que aportes más contenido”.

“Eso hará que recibas más ‘me gusta’ o comentarios… es un circuito cerrado de retroalimentación de validación social”.

La opinión de Chamath Palihapitiya es realmente sorprendente similar por cuanto coincide con la noción de red social como un círculo de retroalimentación que cumple un ciclo adictivo y la estimulación.

Ambos van un paso más allá al hacer referencia a la dopamina, el neurotransmisor asociado con la motivación, el deseo y el placer en el cerebro:

Los ciclos de retroalimentación a corto plazo impulsados por la dopamina que hemos creado están destruyendo el funcionamiento de la sociedad. Sin discursos civiles, sin cooperación, con desinformación, con falsedad.

Y tú, ¿cuánto tiempo pasas con tu teléfono?