Foto Especial

Por: Daniela Muñiz

  Es bien sabido que las primeras impresiones son las que más cuentan y en las que se basan los demás para catalogarnos, es por eso que nos preocupamos siempre por mostrar lo mejor de nosotros, ¿verdad?

Las palabras no son las únicas que hablan por nosotros, también lo hacen, entre otras cosas, nuestra ropa y los colores. Un color puede ser determinante para conseguir ciertos objetivos o fracasar; por eso, hoy te damos algunos tips para que sepas escoger los colores de acuerdo a la ocasión y lo que quieras transmitir a los demás, según la psicología del color.

NEGRO

Es un color sofisticado que denota elegancia, autoridad y poder. Pero por otro lado, también esta relacionado con el luto, la maldad y las sombras, por lo que puedes proyectar ser distante y dominante.

Cuándo sí:

Es un color que disimula las lonjitas y tonifica el cuerpo, así que puedes usarlo en una cita (de preferencia de noche) si quieres generar misterio pero atracción.

En un evento serio  y quieras resaltar tu posición.

En una gala.

Lo recomendable es combinarlo con algún otro color que resalte.

Foto Especial

Cuándo no:

Jamás lo lleves a una entrevista de trabajo, ya que parecerá que quieres competir con el jefe. Tampoco abuses de él si vas a presentar un proyecto o na idea ante alguien, pues, aunque es el color de la autoridad, puede resultar pesado a la vista y parecerá que te estás imponiendo.

AZUL

Es quizá el color más adecuado. Este color inspira calma y relajación, lealtad, confianza, respeto y sabiduría, así como sanidad. No por nada los hospitales y algunos uniformes de policías y militares lo tienen como color predilecto.

Cuándo sí:

En entrevistas laborales o cuando llegas a un lugar nuevo, pues estarás expresando discretamente la idea “confía en mí”.

Cuando pretendas convencer a un auditorio o vender algo.

Mientras más claro sea, mayor empatía generará.

Foto Especial

Cuándo no:

No le encontramos ningún pero, ¿por qué crees que por ahí se dice que las novias en su boda deben llevar “algo viejo, algo nuevo, algo prestado y… algo ¡AZUL!”.

AMARILLO

Es el color de la alegría; transmite optimismo, energía, precaución y jovialidad. Se trata de un tono que levanta y prende, pero, ¡aguas!, también esta asociado a los celos y el ego.

Cuando sí :

En una fiesta de día o alguna reunión, ya que incita a la comunicación.

En tu outfit casual combinado con algún color mas sobrio o neutro.

Es el color perfecto para lucir cuando se está de viaje o de vacaciones.

Foto Especial

Cuando no:

En reuniones serias ni en el ámbito laboral. Obviamente hay distintas tonalidades, desde los pasteles hasta los más brillosos, pero lo cierto es que resulta ser un color difícil de asimilar, así que modérate.

Si quieres disimular los kilitos de más, no lo uses. Llama la atención y, por su composición, hace que el área se vea extendida. Recuerda que también por ahí dicen que “quien viste de amarillo, en su hermosura confía”.

ROJO

Es el color que más llama la atención por ser intenso y sensual.  Inspira fortaleza pero también peligro. Denota fuerza y valentía. Lucir una prenda roja te transforma al instante en otra.

Cuando sí:

Si tu objetivo es desbordar pasión y atraer las miradas, entonces úsalo. Resulta perfecto para una primera cita o para incentivar los ánimos de tu pareja.

En los negocios resulta efectivo para motivar a la personas a tomar decisiones, ya que exalta la competencia, siempre y cunado se use con moderación.

Foto Especial

Cuándo no:

Si lo usas exageradamente, puedes proyectar agresividad.

En algún evento de seriedad, ya que distrae.

Debes tener cuidado con qué otros tonos lo combinas, especialmente con el negro, ya que esta mezcla representa la huelga y la rebeldía.

Al igual que con el amarillo, si quieres camuflar alguna lonjita.

GRIS

Es un color neutro que, aunque discreto, representa sofisticación, éxito y elegancia; y suena lógico, añádele unos cuantos brillos y se convierte en plateado. Además es también el color del equilibrio (resulta de la mezcla de los 2 “colores” opuestos: negro y blanco).

Cuándo si:

En cualquiera de sus tonalidades, es el compañero perfecto de cualquier otro color. Bien combinado, te dará un estilo diferente.

Después del azul, es el segundo mejor color para las entrevistas laborales y negocios, ya que denotas autoridad pero sin caer en la opresión.

Foto Especial

Cuando no: 

No sabemos, es como el hermano del azul, con todo se lleva. La clave es saberlo combinar con otros tonos, aunque si vas a un evento donde el reventón es lo principal, quizá te resulte mejor llevar un color cálido y más llamativo, pues en ocasiones se le asocia con lo viejo.

BEIGE

Es un color relacionado con la tierra y entra dentro de la gama de tonalidades del otoño. Por su combinación, resulta estar a la mitad del entusiasmo y lo seco, por lo que inspira relajación e invita a la comunicación.

Cuándo si:

Cuando se pretende dialogar con alguien o transmitir información. ¿Te haz fijado que muchos maestros lo utilizan en sus trajes?

Foto Especial

Cuando no:

Una importantísima regla de moda es jamás vestir completamente de un mismo color, y mucho menos si es beige. Este color es pariente del café y si abusas de él puedes proyectar aburrimiento y monotonía. 

Espera la parte 2 sobre el significado del resto de los colores en la ropa en nuestra próxima publicación.