Endomorfo, mesomorfo o ectomorfo, ¿cuál es tu tipo de cuerpo? .jpg

Endomorfo, mesomorfo o ectomorfo, ¿cuál es tu tipo de cuerpo?

Deja de poner expectativas donde no hay posibilidades. Conoce cuál es tu tipo de cuerpo y trabaja para llevarlo a su máximo potencial sin obligarte a cumplir con estándares que, por genética, es probable que no consigas.

En 1940, el psicólogo William Herbert Sheldon desarrolló una teoría que relacionaba nuestro comportamiento con nuestra fisionomía. Somatipo es el nombre de esa corriente, la cual clasifica a las personas en tres tipos, dependiendo de la predominancia física de alguna de las fases de formación embrionaria: endodermo (intestinos), mesodermo (sangre, músculos y corazón) y ectodermo (piel y sistema nervioso).

  ¿Qué tiene que ver esto con que puedas o no quemar grasa? Según William, los cuerpos son reflejo de nuestro temperamento y éste, a su vez, es consecuencia de la genética. Así, determinó que había tres formas corporales: endomorfos, mesomorfos y ectomorfos.

Actualmente, lo más memorable de su teoría psicológica es, precisamente, la clasificación física. A partir de ésta se han realizado más estudios que han ayudado a que entendamos a nuestro cuerpo y lo trabajemos con metas reales.

¿Cuál eres tú?

Existen factores genéticos que predisponen al organismo a metabolizar los alimentos, acumular grasa o construir músculo de formas particulares y diferentes. Según esas variables, tu cuerpo podría ser:

Endomorfo

Metabolismo: Lento

Predisposición: Ganan grasa y masa muscular muy fácilmente

Cuerpo descuidado: En general, grueso; con caderas anchas y abdomen prominente

Objetivo realista: Quemar grasa; moldear y tonificar la masa muscular con la que la vida te bendijo

Básicos de entrenamiento

• Necesitas cardio, los ejercicios aeróbicos deben ser el pan de cada día

• Incluye sesiones con peso moderado; haz la mayor cantidad de repeticiones por serie, y ten descansos más cortos entre cada una


• Tus entrenamientos ideales son los que ponen en movimiento la grasa: cardio, pilates y rutinas concentradas en muslos, brazos y abdomen, principalmente

Mesomorfo

Metabolismo: Eficiente

Predisposición: No acumulan grasa y construyen músculo con facilidad

Cuerpo descuidado: Son personas afortunadas porque, incluso sin ejercitarse, se encuentran en buen estado y difícilmente padecen obesidad; sin embargo, pueden tener piel flácida y músculos no torneados

Objetivo realista: ¡Marcar!

Básicos de entrenamiento:

• Concéntrate en los ejercicios de resistencia: el cardio y los intervalos son tus mejores aliados.

• Cambia constantemente tus rutinas de fuerza; no hagas la misma durante más de seis semanas.

• Puedes ejercitar todo un grupo muscular por día, pero siempre déjalo descansar.

• Enfócate en abdomen, bíceps y glúteos

Ectomorfo

Metabolismo: Acelerado

Predisposición: Personas altas y delgadas; con torso, piernas y brazos largos

Cuerpo descuidado: “Plano” y poco firme, debido a la poca musculatura

Objetivo realista: Gana masa y crea tus propias curvas

Básicos de entrenamiento

• Ejercicios de fuerza y rutinas compuestas

• Elige el peso libre antes que las rutinas en máquinas de peso fijo

• Trabaja sólo un músculo por día; en los espacios de recuperación es donde se construyen y agrandan los músculos, y ése debe ser tu objetivo principal

• Enfócate, sobre todo, en los músculos que, al tornearlos, pueden darle una forma distinta a tu cuerpo: glúteos, muslos, hombros (ellos) y pecho (ellas y ellos)