¿Dónde se encuentran las comidas más extrañas del mundo?
iStock

En el mundo no solo estamos perdiendo especies animales y vegetales de gran importancia para el planeta y para la ciencia.

También estamos perdiendo platillos y costumbres debido a la escasez de cultivos e incluso el comercio o la importación, y que son necesarios salvar.

En el libro Eating to Extinction: The World’s Rarest Foods and Why We Need to Save Them, el periodista gastronómico Dan Saladino explica cuáles son esos alimentos y platillos en riesgo que es necesario salvar.

Y no solo eso, Saladino, también expresa que estos platillos son conocidos como los más raros que puedas encontrar.

También te puede interesar: De medicamento a dulce postre, la historia del jarabe de chocolate

Las comidas más raras del mundo

De acuerdo con Dan Saladino, las comidas más raras y que necesitamos rescatar se encuentran en países como Dinamarca, Japón o México.

¿Te atreves a probarlas?

Skerpikjøt, Dinamarca

En las Islas Feroe, ubicadas en Dinamarca, los habitantes se la ingeniaron para comer y curar carne.

Debido a los fuertes vientos y la falta de árboles para obtener leña, los habitantes crearon una forma de fermentar y curar la carne de cordero, conocida como Skerpikjøt.

El skerpikjøt es carne seca y fermentada de cordero que se obtiene al contacto del viento y la sal que viene del mar.

Para obtener este extraño manjar, quienes curan la carne tienen que dejar por 5 o 9 meses el cordero colgado al aire.

Durante este tiempo, la carne se descompone lentamente hasta que los trozos se secan y se vuelven firmes.

Este platillo, que Saladino describe como salado y mohoso, se está perdiendo en la región debido a la importación de pollo, res y cerdo.

Shio-Katsuo, Japón

En Nishiizu, Japón, aún se guardan tradiciones culinarias como el Shio-Katsuo, un pescado seco y salado utilizado para ofrendas y claro, para comer.

El Shio-Katsuo es un atún que fue salado por dentro y por fuera y dejado al intemperie por dos semanas, hasta secarse.

El pescado se decora con tallos dorados de arroz, que pasan por la boca y las branquias de este animal.

La forma de comerlo es muy sencilla, se puede probar en rodajas, o bien, rallado o en copos sobre arroz y verduras.

Maíz Olotón, México

México está en esta increíble lista gracias al maíz, precisamente, del maíz Olotón que se cultiva en Oaxaca.

La característica que hace que este maíz esté en esta lista es que puede llegar a medir hasta 6 metros de altura.

Además, sus raíces permiten que obtenga nitrógeno del suelo y del aire.

También te puede interesar: Queso, cerveza y otros alimentos que hemos comido desde la Antigüedad

Salers, Francia

Si eres amante de los quesos, debes probar el queso más antiguo del mundo y que su fabricación data de hace 1000 años.

Se trata de Salers, un queso francés, que es producido únicamente en las zonas altas y aisladas de Auvernia.

Este queso está fabricado con leche de vacas Salers, las cuales son alimentadas de pastos fértiles a 2,788 pies de altura.

La tradición de crear este queso se está perdiendo, ya que hasta el momento solo existen 10 productores.

Vino Qvevri, Georgia

Tomar este vino es digno de dioses, ya que su proceso de creación y fermentación es tan es tan especial que no cualquier puede tomarlo.

El vino Qvevri, se crea en vasijas ovaladas de terracota, que permite la fermentación y el envejecimiento del vino.

Estas vasijas son llenadas con con jugo de uva, pieles y tallos, para después ser enterradas en el suelo, para que el vino se cree.

Debido a la temperatura de la tierra y a la forma de la vasija, por un año, el vino se mantiene a una temperatura hasta su fermentación.

¿Cuál de estas extrañas comidas te animarías a probar?

También te puede interesar: La priorización en la salud y el cambio de hábitos alimenticios como consecuencia de la pandemia

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.