Ponte al día

La Flor de Nochebuena, de México para el mundo

Por: Rita Gaudry 06 diciembre 2022 • 7 minutos de lectura

Cada 8 de diciembre se conmemora el Día Nacional de la Nochebuena, una planta que México le regaló al mundo y ahora se usa para la decoración de Navidad.

Compartir:

nochebuena datos

La Cuetlaxóchitl, también conocida como Nochebuena, Flor de Pascua, Poinsettia, Flor de Navidad, Pascuero, Pastora, Estrella Federal… entre otros, es una planta que desde hace muchísimos años ha adornado las festividades de fin de año en todo el mundo gracias a sus espectaculares hojas color rojo; y es orgullosamente mexicana.

Es una planta tan especial, elegante, representativa y apreciada, que tiene su propio día del año en nuestro país; el 8 de diciembre es el Día Nacional de la Nochebuena.

El origen del nombre de la nochebuena

Los nombres que se le han dado a esta planta nos dan una idea de lo especiales y valoradas que han sido desde épocas prehispánicas, no sólo en la modernidad.

Cuetlaxóchitl

Hay dos teorías sobre el origen del nombre en náhuatl de esta planta. Por un lado, se cree que es “flor que se marchita” al juntar los vocablos cuetlahui, “marchitar” y xóchitl, “flor”, porque pierde sus hojas al terminar la temporada, pero también hay quienes opinan que su nombre proviene de cuetlaxtli, “cuero” y la traducción sería “flor de cuero” debido al color rojo intenso de la carne viva que se parece al de sus hojas.

Eupherbia pulcherrima

Su nombre científico, Eupherbia pulcherrima, se debe a la familia que pertenece, Euphorbiaceae, y se llama así en honor al médico griego de un rey mauritano que usaba algunas especies de esta familia de plantas para curar diferentes enfermedades. Y pulcherrima, de origen latín, que quiere decir ¡“la más bonita”! Definitivamente se ganó su nombre por sí misma.

nochebuena color rosa

Te puede interesar: Controla las plagas y mantén tus plantas sanas

Un poco de historia y datos curiosos sobre la nochebuena

El punto más antiguo donde se ha ubicado es en el estado de Guerrero, en Taxco. Se puede encontrar de forma silvestre en las zonas tropicales de todo el país y hasta en Guatemala. Hay registros que esta planta se encontraba en jardines botánicos prehispánicos. Los mexicas la utilizaban para teñir textiles, de forma ornamental y hasta como remedio medicinal para curar heridas, picaduras de insectos, promover la leche materna y para temas respiratorios y cardíacos. También se entregaba una cuetlaxóchitl como trofeo u ofrenda; algo valioso, bello e indicador de poder y renacimiento.

Durante el virreinato, se colocaban en las iglesias y en lugares públicos para adornar con motivo de la Navidad , por su color y temporalidad, y eran tan especiales y maravillosas que las llevaron a España. Así empezó su propagación por el mundo y su relación tan arraigada con la Navidad.

Un par de siglos después, en los años 1800, el ministro estadounidense Joel Roberts Poinsett, envió ejemplares de nochebuena a Filadelfia, donde las cultivaron, exhibieron y hasta registraron. Por eso, en muchos lugares del mundo es conocida como poinsettia.

Otro dato curioso es que, lo que percibimos como las flores, las hojas de color, en realidad son eso, hojas, no son las flores. Las flores son muy pequeñas, de color amarillo y están al centro de esas hojas “pintadas” las cuales se llaman brácteas. Las hojas de la nochebuena se modifican cambiando de color verde a rojo –o al tono final de la variedad– cuando las noches empiezan a ser más largas que los días y reciben menos luz solar; a finales de año. Por eso es que las nochebuenas no tienen “flores” el resto del año. ¿Te has fijado que a veces, al principio de la temporada, tienen algunas hojas entre verde y rojo? Es porque apenas está en proceso de modificación.

flores de la nochebuena planta

Te puede interesar: Guía para mejorar la calidad del aire en interiores con plantas

Variedades y cultivo de la nochebuena mexicana

Existen más de 100 variedades de esta planta. ¡Son muchísimas! Debido a su gran comercialización en todo el mundo, muchos floricultores de esta maravillosa planta se han dedicado a crear nuevas variedades de diferentes colores, formas y texturas. Podemos encontrar las nochebuenas en color blanco, rosa, salmón, amarillo, o alguna combinación marmoleada o jaspeada de dos tonos… aunque el color rojo, el original, sigue siendo el más popular y preferido en todo el mundo. También han creado variedades con otras texturas, como el “rehilete”, que sus hojas parecen abombadas y arrugadas.

Los principales estados productores de nochebuena en el país son Morelos, Michoacán, Ciudad de México, Puebla y Jalisco. Y a nivel mundial, se producen en Europa, Estados Unidos, China, Japón y Australia. Las variedades más comunes producidas en México, aunque no son mexicanas, son: Freedom, Subdiji y Prestige Red; y se pagan regalías o se compran principalmente a Estados Unidos por la demanda del mercado.

flor de nochebuena de dos colores

Aunque ya no se puede recuperar el título de la nochebuena en México porque, después de tantos años de cultivo y modificaciones, las variedades ya no son las mismas; desde hace algunos años se está trabajando para crear variedades mexicanas. Algunas de estas son Leticia, Rubí, Beatriz, Victoria y Juan Pablo.

Si es posible, hay que preguntar qué variedad es la planta que vamos a comprar y busquemos alguna de estas opciones mexicanas para promover nuestra Cuetlaxóchitl.

Te puede interesar: Guía de plantas de sol, sombra, interior o exterior: consejos para saber cuánto sol necesitan

Aunque haya perdido sus hojas, ¡no la tires!

Como ya vimos, es una planta muy delicada y que pierde sus hojas al finalizar la temporada, pero eso no quiere decir que haya muerto o que debas tirarla. Sigue cuidándola para que esté contigo otra temporada.

Partiendo del principio que ya hemos comentado, vamos a tratar de asemejar sus condiciones naturales el tiempo que estén con nosotros. Ya que es una planta de origen tropical seco, necesita suficiente humedad y luz solar indirecta.

Tip: para escogerla a la hora de comprarla, hay que fijarnos en algunas cosas para asegurarnos que sea una planta sana, madura y que nos va a durar más tiempo:

Consejos para comprar tu nochebuena

  • Que ya tenga flores (los brotecitos amarillos al centro de las hojas) pero que estén cerradas. Esto nos indica que es una planta madura pero que apenas está empezando a florecer y que todavía va a mantener el follaje por un buen rato.
  • Que el tallo principal esté grueso y fuerte. De preferencia, que veamos rayitas blancas sobre la base del tallo. Esto nos indica que es una planta madura y fuerte.
  • Que las hojas no estén manchadas, porque nos puede revelar alguna plaga o maltrato. Revisa las hojas por encima y por debajo, recuerda que hay plagas que se esconden en el envés de las hojas. Si notas que las hojas tienen “polvito” encima, probablemente tenga cenicilla, o si a la hora que levantas la maceta y mueves delicadamente la planta vuelan unos bichitos blancos, puede tener palomilla. Es mejor que no te lleves una planta enferma o con plagas.
flores de nochebuenas en reforma ciudad de mexico

Cuidados de la nochebuena en casa

Llegando a casa, o a donde la vayamos a colocar, hay que buscarle un lugar con buena iluminación. No debemos ponerla al sol directo porque la mayoría de las variedades se queman, sino que vamos a ponerla en un lugar con suficiente luz indirecta. En interiores cerca de una ventana o en algún patio o terraza con techo o mallasombra, pero siempre protegida del sol directo. No les gustan ni las heladas ni las corrientes fuertes de aire.

Dato importante: lo que para los humanos puede ser medicinal, para las mascotas puede ser mortal. El látex de la planta –la sustancia blanquecina que le sale cuando se rompe una ramita- puede provocar mucho daño a perros y gatos; si tus mascotas suelen ser muy juguetonas o tienden a morder o comerse las plantas, te sugiero que mantengas tu nochebuena alejada de ellos.

El riego también es muy importante porque la nochebuena es muy susceptible a los hongos. Hay que regarla con frecuencia, pero con poca agua; nunca hay que inundar la maceta, y si se nos pasa el agua, hay que asegurarnos de que tenga buen drenaje para que no se quede encharcada. Solo la vamos a regar cuando la tierra de la maceta esté casi seca.

Tip: solo hay que regar la tierra, las hojas se pueden dañar o manchar con el agua, no las atomices ni rocíes. Tampoco debes limpiarla porque puedes romper las hojas o las ramas; es muy frágil.

Cuando termine la temporada –en febrero o marzo-, o cuando nuestra nochebuena haya perdido la mayoría de sus hojas, vamos a podarla y de ser posible trasplantarla al jardín para que se siga desarrollando. Le vamos a cortar las puntas de las ramas para que se fortalezca (vamos a dejar ramitas de entre 5 y 10cm). También la podemos abonar con algún fertilizante orgánico no muy fuerte. Puede llegar a convertirse en un arbusto hasta de cinco o seis metros.

Disfrutemos y cuidemos de la pulcherrima, la más bella. La nochebuena es mexicana, es nuestra y puede estar con nosotros más que un par de meses.

Lee más sobre De plantas y secretos por Rita Gaudry, greenskeeper y amante de las plantas que te enseñará a cuidar mejor de tus plantas, aquí.

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.

×
X