mujer escuchando musica curativa

Basta una noche de insomnio y la simple idea de buscar algo en YouTube para combatirlo para encontrar todo un mundo de música relajante pensada para hacer que alguien se duerma en 10 minutos o menos, y de seguir buscando, es sencillo llegar a toda una parte de YouTube con miles de visitas de música curativa o de ritmosbinaurales” mientras duermes. Los enfoques son tantos como las dolencias: dolores musculares, dolor de cabeza, para mejorar el sistema inmune, aliviar malestar estomacal, reconfigurar el ADN, para la tristeza y la depresión… cualquier mal probablemente esté ahí.

La base de este tipo de videos es que los ritmos binaurales de la música estimulan el cerebro a través de las frecuencias sonoras, lo que los caracteriza es que en cada oído se percibe dos frecuencias distintas. Del mismo modo, existen otras aseveraciones como que la música de alta frecuencia nos hace sentir mejor, en específico a 432 hertz, que algunos consideran como el tono milagroso y que aparentemente era la misma que los monjes tibetanos usaban durante la meditación.

Te puede interesar: Por qué nos atraen los rockstars, según la ciencia

Existen todo tipo de aseveraciones en cuanto a la música en alta frecuencia, como que nuestro cuerpo resuena “mejor” con determinadas frecuencias, pero ¿que tan cierto es?

Lo cierto es que aún no lo sabemos, la literatura científica poco ha indagado sobre el efecto de la música en determinadas frecuencias en nuestro cuerpo. Algunos estudios han intentado descubrir cómo la música puede afectar nuestras células, en particular cómo la frecuencia de la música, es decir, las ondas sonoras cambian la presión de los fluidos en determinadas células.

Por otro lado, aplicaciones para la mejora del sueño utilizan los sonidos binaurales y ondas en determinadas frecuencias para ayudar no sólo a conciliar el sueño, sino tener efectos calmantes y relajantes. Por ejemplo, se dice que las ondas delta que van de 0.5 a 3Hz están asociadas con el sueño profundo; mientras que las ondas alfa que van de 8 a 12Hz mejoran la función cerebral y aumentan la creatividad de algunas personas.

Te puede interesar: No eres tú, es la #música

También existen científicos que están intentando encontrar un vínculo entre la música y los sistemas neuroquímicos y de recompensa de nuestro cerebro, tal cual se explica en The neurochemistry of music de Mona Lisa Chanda y Daniel J. Levitin,

La música no tiene el claro beneficio de supervivencia asociado con la comida o el sexo, ni muestra las propiedades adictivas asociadas con las drogas de abuso. Sin embargo, la persona promedio pasa una cantidad considerable de tiempo escuchando música, considerándola como una de las actividades más placenteras de la vida [21]. Muchos creen que la música tiene propiedades místicas especiales y que sus efectos no son fácilmente reducibles a un estado neuronal o neuroquímico [22,23]. Los avances en la neurociencia cognitiva han desafiado este punto de vista, con evidencia de que la música afecta los mismos sistemas neuroquímicos de recompensa que otros estímulos de refuerzo.

Ahora bien, que no exista un sustento claro en la ciencia no quiere decir que la música no sea útil para los seres humanos y su bienestar. Por ejemplo, la terapia con música es utilizada para personas con demencia, que si bien no pueden ser curadas –dado que es una enfermedad degenerativa–, les ayuda a procesos comunicativos incluso cuando ya no pueden hablar. Del mismo modo, también se han asociado los efectos de la música, no a la música per se, sino a los factores que la rodean como que puede servir de distractor o para inducir un estado de ánimo.

Así que si bien no está demostrado que la música que escuchas en YouTube verdaderamente tenga la capacidad de curar, si te es útil para relajarte, descansar y complementar cualquier otro tratamiento médico no dejes de escucharla.

Te puede interesar: Las ventajas de aprender música tocando para otros

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.