Dulce Patria, los dulces típicos mexicanos

14 dulces típicos mexicanos y la tradición del sabor

Conoce y prueba algunos de los dulces mexicanos más emblemáticos y que detrás de su elaboración existe toda una tradición.

Si algo tiene México es una gastronomía extensa y una gran variedad de ingredientes y sabores excéntricos. ¿Nuestros favoritos? Los dulces típicos, sin duda tienen un efecto hipnotizante a través de los sentidos. Aquí una selección de los que debes probar si te consideras un mexicano de hueso colorado.

Dulces típicos mexicanos:

Aleluya

Parecidas a un mazapán, las aleluyas son un dulce de leche que tiene su origen en los conventos de monjas –y lo que explica su nombre–, si bien el dulce se puede rastrear hasta España, aquí este dulce típico mexicano encontró su lugar en fechas importantes como el Sábado de Gloria, por ejemplo, y aún es posible comprarlo en los conventos. Quien pensaría que las monjas no sólo idearían otros platillos fuertes, sino esta simple y dulce aleluya.
 

Bolas de tamarindo

El tamarindo tiene uno de los sabores preferidos de los mexicanos: agridulce y se a ésto se le suma el picor de los chiles la combinación es simplemente perfecta. El tamarindo es un fruto muy común en nuestro país por lo que era cuestión de tiempo antes de que no sólo se usara para el ponche o para preparar agua de tamarindo, sino para que fungiera como un dulce tradicional y casi como un postre. Este dulce típico se prepara con la pulpa del tamarindo que puede llevar o no sus semillas y llevar azúcar o chile en polvo. Otras presentaciones comunes de esta deliciosa mezcla es en pequeños tarritos de barro.

Borrachitos

Generalmente pequeños de todo tipo de colores y suaves al tacto y en boca, los borrachitos, como su nombre lo adelanta, son un dulce envinado tradicional de México. Su origen también se dice ser conventual.

tradiciones mexicanas

Te puede interesar: Todos los presidentes de México, lista completa de 1824 hasta la actualid ad

Cocadas

Siguiendo la tradición de dulces pequeños, casi como bocadillos están las cocadas. Dulces hechos con coco rallado o molido que se cuece con piloncillo (o azúcar) por lo que su color puede ser blanquecino con el dorado de la cocción o más amarillo si se usó piloncillo. Como ocurre con otros platillos, las cocadas tienen variaciones según la región, las existen tan sencillas como la que has leído hasta las que tienen un sutil sabor del brandy, así como el uso de frutas.

Enjambres de nuez

Los enjambres de chocolate son relativamente comunes en México y los enjambres de nuez tan sólo son una versión de tantas que pueden realizarse… y es que pocas cosas son tan exquisitas como morder un enjambre y sentir lo crocante de las nueces en combinación con el sabor del chocolate.

Glorias

Las glorias son un dulce mexicano que se prepara con leche de cabra, azúcar, vainilla, miel y nueces, cacahuates, almendras, pepitas… vaya, los ingredientes pueden cambiar, pero la esencia del dulce no. Esta mezcla se hace en forma de bolitas que se acomodan en los también tradicionales papeles de celofán rojos. Originalmente se comenzaron a preparar en Linares, Nuevo León, pero actualmente este dulce se encuentra y prepara en otros estados de México.

dulces-mexicanos-tradicionales-revista-central.jpg
Dulce Patria, de nuestro número 87, diciembre 2019-enero 2020.

Muégano

Los muéganos son dulces tan tradicionales que se han colado en la lengua con frases como “pegados como muégano”, “familias muégano”, entre otras que tan sólo hacen referencia a una de las principales características de este dulce mexicano cuán “pegadas” están estas frituras de harina. Para que se unan y tengan ese sabor dulce, las frituras de harina son cubiertas con miel de piloncillo (que se consigue mezclando piloncillo, agua y canela y es una preparación común en otros dulces, incluídas las glorias en algunos casos).

Tortitas de nata

Se trata de una variación de las gorditas de nata, un dulce muy sencillo de preparar y que sacia el antojo de cualquiera, pues son hechas con harina de trigo, nata, azúcar y canela… y sólo se necesita un comal bien caliente para que la masa se cueza y adquiera ese colorcito dorado y desprenda su peculiar olor.

Gomitas

Las gomitas son un dulce universal, pero en México tienen un sin fin de presentaciones y sabores gracias a la variedad de frutas que tenemos. Realizar una gomita es relativamente sencillo pues la grenetina es su principal ingrediente y generalmente (aunque no todas las veces) están espolvoreadas con azúcar… y sí, lo adivinaste, no pudimos resistirnos a cubrir estas gominolas dulces con chile en algunas de sus presentaciones… En casos más modernos se realizan gomitas de agar (como en la foto) que se preparan con alga marina.

Puerquitos

Los puerquitos de piloncillo tienen su peculiar color debido a su ingrediente principal y es un postre tradicional cuya elaboración no tiene un origen certero, pero que está inscrito en la gastronomía mexicana y que a veces puede ser complicado conseguirlos, pero no por ello dejan de ser meramente típicos.

bandera de México

Morelianas

Originarias de sí, la ciudad de Morelia, Michoacán, estos dulces están llenos de sabor en su simplicidad. Dos obleas con cajeta en el medio que pueden saciar cualquier antojo dulce en el día.

Oblea de frutos

Puedes observar ya una tendencia aquí en el uso de las obleas de distintas formas. Aunque las obleas tienen un origen conventual y religioso, estas hojas hechas con harina de trigo y agua (en su versión más simple) se utilizan en distintos dulces mexicanos, en principal la oblea de frutos que simplemente tienen fruta entre dos obleas.

Pepitorias

Las pepitorias son obleas (a veces de harina de arroz) que ha sido doblada a la mitad y que es unida con miel de piloncillo y que en sus bordes llevan predominantemente pepitas de calabaza, aunque hay variedades con otras nueces.

Rollo de guayaba

El rollo de guayaba se rastrea hasta Guanajuato (y algunos apuntan que a un municipio de Jalisco). Este dulce típico se compone de una pasta de guayabas cocidas con azúcar y un poco de dulce de leche que es enrollada hasta dar con la forma que todos conocemos y su tradicional envoltura de papel estraza, papel encerado, o bien envuelto en papel celofán.

La gastronomía mexicana es considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y actualmente México se perfila como un destino idóneo para el turismo gastronómico en el que además de poder viajar a ciertos estados del país por sus platillos insignia (sea el mole, las carnitas o el aguachile) también están estas delicias propias de la confitería mexicana que lejos de los dulces industriales, todos los días nos recuerdan a la infancia y a esas preparaciones que han superado la prueba del tiempo.

Te podría interesar: Mitos sobre la historia de México

Suscríbete aquí a nuestro Newsletter para que estés al día con nuestros contenidos.